© OTPVA

Alrededor del festival de Jazz in Marciac

Aquí lo llamamos JIM, como le daríamos un sobrenombre a un niño querido. Jazz in Marciac, y es un Festival que vais a guardar para siempre en el corazón.

Jazz in Marciac, un festival que hace «jazzer»

Aquí lo llamamos JIM, como le daríamos un sobrenombre a un niño querido. Jazz in Marciac, y es un Festival que vais a guardar para siempre en el corazón.

¡No una, no dos, sino tres semanas!

El tono de este gran festival de fama internacional da una voluntad de descubrir, pero también de encontrar, cada año, artistas que se convierten en  amigos.
La Bastide Real protege en su interior, el festival bis (gratuito), un lugar de repartos y de encuentros que hace toda la singularidad de JIM. Aquí se construyen sus mejores recuerdos. Aquí los 800 voluntarios cruzan los 250.000 festivales.

Durante estas 3 semanas estivales, el jazz está en todas partes, por la plaza del Ayuntamiento, bajo el techo de «la estrella del destino» (sala de L’Astrada), en las terrazas de los restaurantes o bares, y, por supuesto, bajo esta carpa gigante que alberga de 6.000 a más de 10.000 espectadores felices. ¿Y cuándo vendras a probar esta polifonía excepcional?

La anécdota de…

Michel, voluntario desde hace 17 años y conductor de lanzadera para el festival, siempre recordará la noche en que fue encargado para recoger a McCoy Tyner en Tarbes

El artista quería un café, le propongo tomarlo juntos en la plaza de la ciudad. Conservo el increíble recuerdo de ese momento compartido con una leyenda del jazz, charlando sobre nuestras familias e hijos. Una vez que he pagado, me coge el recibo con las manos y escribe: McCoy Tyner certifica haber tomado este día un café con Michel, chófer en Jazz in Marciac. ¡Este recibo es el único que conservaré toda mi vida!

Michel B.